Paráfrasis o variación en el uso del lenguaje de mi Español

Español de España:
Hoy es de esos días de la cola veraniega en que pasas de andar descalzo por casa y agradecer el viento que entra por las ventanas, a ponerte un chándal y una sudadera porque, así de pronto, hace rasca y la piel se te eriza un pelín.
 
Español de México:
Ah, chinga… Amaneció haciendo pinche frío, tú. Ya se acabó el verano, dejo de andar descalzo y de decir “qué rico” cuando entra airecito por la ventana, me hinco un pants y una sudadera, porque con el fresco se me enchina la piel un poquito.
 

Con amor a todas esas personas, de México y España, que sienten que les pellizcan las letras del diccionario cuando alguien como yo, que inevitablemente mezcla los usos del lenguaje de dos geografías, dice algo que hiere su intachable preferencia lingüística.