Vuelve FRIENDS, al menos por media hora

He sido fan de FRIENDS desde que asistía a la secundaria, hace ya chorromil años. Esta serie ha estado entre mis favoritas. Sigo emocionándome y llorando con algunos capítulos. Sí, ya sé, soy patético. ¡Qué le vamos a hacer! Soy el tipo de fan que responde trivias con orgullo y sigue reventándose maratones de vez en cuando, eligiendo una temporada aleatoria y riendo a carcajadas, como si la viera por primera vez… Momentos bellos, sin duda.

Pero hoy, inesperadamente, he descubierto que había un capítulo entero de la octava temporada que, no sé cómo, no había visto. ¡WTF!, pensé cuando arrancó el capítulo antes de que sonase la famosa canción de The Rembrandts. Phoebe pregunta a Monica y a Ross si puede llevar a su nuevo novio a la fiesta que celebrarán los Geller por su 35 aniversario.

Estaba sentado en el sofá, disponiéndome a comer un buen rissoto. Me incorporé de inmediato. Estaba ante un capítulo nunca antes visto de la mejor serie de todos los tiempos (despues de Breaking Bad, por supuesto). Fue maravilloso.

He pasado media hora disfrutando, lleno de emoción, como en aquellas tardes púberes en las que esperaba con ansiedad el momento en que FRIENDS invadiera la pantalla de mi televisión. Esta nostalgia por una serie que terminó en 2004 me hace sentir un poco viejo… Sería genial que esta serie reviviera… ¿Será que al desearlo estoy indirectamente deseando revivir mis años de adolescencia? —Houston, ¿tenemos un problema?