“Me rompes el corazón o el cerebro”: Giselle Ruiz

Israel: Hola, espero que estés bien. Leo Curso de belleza, amor y sexo desde Aguascalientes, México. Comencé anoche. Me rompes el corazón o el cerebro. Ahí se instala el amor, ¿no? Tenía mucho sin sentirme así. Escribiendo como autómata pero sin sentir porque se acerca mi cumpleaños 28 y cualquier intento de profundidad me destruiría. Perdón, ya me desvíe del asunto. Gracias por escribir esto. Creo que aprendo más de tu libro que de toda una vida experimentando el (des)amor. Gracias, de verdad.

¡Gracias a ti, Giselle Ruiz! No te conozco, pero eres eso que en mis años de aspiraciones literarias imaginé que le pasaba a los autores después de haber escrito algo satisfactorio. Y ya que sé que también escribes desde el oscuro y liviano desvarío, ¡quiero conocerte mejor!

“El narrador pierde todo, excepto el buen humor y la brújula”: Antonio Marquet

11221279_10154361589177846_2489668503897793254_n

Antonio Marquet escribió este comentario sobre Curso de belleza, amor y sexo de cara a la segunda presentación de esta novela en Sevilla, el pasado 13 de octubre de 2016 en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, dentro del programa organizado por el Centro Andaluz de las Letras. Gracias, Antonio querido, por tu infinita generosidad y atenta lectura. Te admiro.

¿Es una novela o un manual? ¿Es un manual novelado? Una novela manualizada con un giro de dificultad complementario que es la autoficción, pasada por una terapia psicológica. Todo ello envuelto como curso trufado con un abanico de peripecias.
En este Curso de belleza, amor y sexo, destaca la franqueza osada que raya en el desgarramiento de las cortinas que protegen y permiten la intimidad. Sin embargo ante la caída de coordenadas de un sujeto que elabora un duelo, es preciso establecer una voz y una mirada que acompañan. En este caso, esa voz interior, instalada como narrador persigue a un personaje que es abierto en vilo.
En esta novela cabe hasta un viaje trasatlántico Sevilla-Ciudad de México (con escala en Quito en busca del marido perdido) con una serie de robos en que el narrador pierde todo, excepto el buen humor y la brújula.
Los detalles y devaneos habrá que descubrirlos en una lectura que siempre es ágil. El protagonista va en busca de sentidos: profesionales, laborales, sexuales, amorosos y subjetivos. Cada búsqueda se acomoda y resuelve ante la mirada del lector. A la pregunta por la escritura, la respuesta no puede ser sino en el amplio rompecabezas de una subjetividad.
La incertidumbre en la que navega el protagonista haya un norte contundente que se desprende del diagnóstico. Está en la acción la salida del laberinto.

Antonio Marquet, escritor y Profesor Titular de la Maestría en Literatura Mexicana de la UAM Azcapotzalco.

“Israel tiene las herramientas para erigir una voz propia”: Cristina Rascón

Conocí a Cristina Rascón en 2014, cuando comenzó a "tutorear" el que aún era mi proyecto creativo como becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México. Ella es testigo del proceso entero de construcción de Curso de belleza, amor y sexo.

Conocí a Cristina Rascón en 2014, cuando comenzó a “tutorear” el que aún era mi proyecto creativo como becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México. Ella es testigo del proceso entero de construcción de Curso de belleza, amor y sexo (Berenice, 2016).

Israel Pintor arriesga su escritura a la autoficción. Mezcla un Yo despegado, construido para efecto del texto, con un Yo inevitable y propio, expositivo. Nos muestra su navegar por el consciente y el subconsciente, por el deseo y el deber ser, por el español de España y el español de México, por su búsqueda de un lugar en el mundo. Lo que descubrimos, junto a él, de camino en su prosa que no permite la vuelta atrás, es el lugar inesperado desde dónde nos va a narrar. Esa exploración, en formas gramaticales, indagaciones psicológicas y honestidad, es la que nos revela, poco a poco, en cada texto, qué hay de novela, y qué de cuento, en este confluir de géneros, variaciones lingüísticas y técnicas literarias. Israel es un escritor que no teme ser escritor y que tiene las herramientas para erigir una voz propia.

Cristina Rascón, narradora y poetiza, miembro Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA y Profesora de la Licenciatura en Creación Literaria de la Universidad del Claustro de Sor Juana, México.