Matrimonio entre personas del mismo sexo y adopción en México

Aquí les va este gran reportaje que me hizo favor de pasarme Gabriel Gutiérrez, periodista, activista y amigo (por cierto, es uno de los entrevistados).
El día de ayer, cuatro de marzo del 2010, entró en vigor la reforma al Código Civil en la Ciudad de México. ¡A huevo! Con todo y obstáculos religiosos y políticos, hoy ya es un hecho que cualquier ciudadano mexicano, sin importar sexo u orientación sexual, puede contraer matrimonio y adoptar, de menos, por el momento, en el Distrito Federal.
El día cuatro de marzo será un día memorable de júbilo y celebración para México.
¡Ahora sí, puta ultraderecha, que retiemble en sus centros la tierra!

Fuente: Capital 21

Tres años del Movimiento por la Diversidad Sexual de la UAM-X

Alrededor un montón de gente, pero estaba solo. Las letras de un par de libros eran el mejor y único consuelo: Oscar Wilde, García Márquez, Luis Zapata, Rinna Riesenfeld, Michelangelo Signorile, Xavier Lizarraga… dueños de palabras alentadoras, sustento entero de mi entonces blando temperamento. Inseguro, con más dudas que certezas, derrotado seis veces por mí mismo en el intento por ingresar a la universidad, aterrado, imaginé calculadoramente todas y cada una de mis posibilidades a futuro y negué cualquiera de éxito. Pero un día, gracias a la fuerza y determinación encontrada en la más profunda y escondida de mis neuronas, empecé lo que hasta hoy es sin lugar a dudas la experiencia más satisfactoria y enriquecedora de toda mi vida. Sorpresivamente fructificó el esfuerzo; como lo hacían los animales de Macondo al pasar de Petra Cotes, pero no por gracia del realismo mágico, sino por la labor de joderme el lomo estudiando hasta lograrlo: comenzar mis estudios a nivel superior. Como pocos, tuve la oportunidad de decidir entre dos de las universidades públicas más importantes en México, la UNAM y la UAM.X. No hace falta contar lo obvio. Terminé el primer trimestre y, por no dejar, conocí el sistema educativo de mi otra opción. Pensé poco para tomar la decisión; en mi casa abierta al tiempo encontré lo que andaba buscando. Podría llamar a ese momento maravilloso, el parte aguas en la historia de mi vida, la decisión más acertada. Fue entonces, al continuar mis estudios en la UAM.X, que todo cambio. Harían falta varias páginas para delinear lo patético de mi personalidad antes de adentrarme al mundo de las posibilidades infinitas que ofrece el ambiente universitario; tome valor, un valor desaforado, ese que sólo nace en las personas cuando se miran al espejo y ven con claridad lo que hay en él. Años atrás, cargaba en costales pesados la culpa de no saberme ni sentirme autónomo, transparente y capaz. Da pena confesarlo, pero ahora superado el asunto puedo expresarlo sin pudor. Ataviado desde la cabeza hasta los pies de una energía difícil de explicar, supe del poder sobre uno mismo y emprendí un camino incierto. Bajo las presiones en casa que aún provocaba mi reciente salida del clóset, sin claridad o albor alguno, con tres pesos en la bolsa, grandes ilusiones en el pecho y la corazonada de dar en el clavo; junto a otros valientes, pegué, casi con chicles masticados, quebrantables anuncios en las paredes de la escuela. Estos convocaban a “la banda” del plantel a reunirse con la finalidad de enriquecer la comunicación y afianzar un espacio de expresión libre de juicios negativos con respecto a los temas de diversidad sexual, sexualidad, derechos humanos y orientación sexual. Recuerdo el primero de los días, bajo una gran palmera del jardín ubicado a espaldas del edificio de biológicas. Tres, cinco, diez personas. No más. Algunas de ellas conforman todavía el colectivo, pero igual que yo, están por egresar. Pocos meses antes de terminar el 2004, se había reunido ya un aproximado de cincuenta personas. El crecimiento y respuesta de los estudiantes fue para mi sorpresa, intenso y prácticamente inmediato. Luego entonces, sin nombre o concepción concreta del naciente proyecto, nos dimos a la tarea de afianzar el grupo asegurando la comunicación entre sus participantes vía Internet, creando un blog para ello (www.aquenosabias.blogspot.com). Paso a paso las ideas de los más avezados e interesados partícipes, fueron aterrizando firmemente y bautizamos pues al proyecto Movimiento por la Diversidad Sexual de la UAM.X (MDS-UAM.X). Muchas cosas han pasado desde entonces, no terminaría de contarlas todas en este espacio, pero afortunadamente existe un registro de la mayor parte de los eventos realizados por el MDS desde sus inicios, cualquiera de ellos puede hallarse en la sección “haciendo historia” de nuestro blog. Gracias a las actividades desarrolladas a lo largo de tres años, el MDS se consolida hoy como el grupo estudiantil de diversidad sexual en el plantel, de más duración. El movimiento ha subsistido desde entonces a la par de algunas circunstancias que han propiciado su desarrollo, me refiero a la situación actual del activismo LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti) en la Ciudad de México. Desde 1968, incansables intentos por la defensa de los derechos humanos, sexuales y reproductivos han caracterizado el activismo LGBT. Desde aquél momento el DF se ha marcado por factores políticos, sociales y culturales bien fuertes, causantes indiscutibles de una aparente evolución en cuanto al tratamiento de este tema. Basta mencionar algunos recientes: proceso electoral 2006, legalización del aborto, Ley de Sociedades en Convivencia, Tunik en el Zócalo, marcha del orgullo LGBT 2007 (en la que por primera vez en la historia de este país, muchas más personas se atrevieron a tomar las calles y reclamar, cada quien a su modo, sus derechos, dignificar su identidad y celebrar el orgullo de ser quienes son)… y así podría enlistar varios momentos que han modificado positivamente nuestra sociedad frente a temas que atañen directamente a las personas de orientación sexual distinta a la heterosexual. Por supuesto pienso que aún falta camino por recorrer. Hemos dado apenas los primeros pasos en materia jurídica, cuestión indiscutiblemente buena. Sin embargo, la situación sociocultural es deplorable. Miremos, llenos de tristeza, las noticias de los continuos crímenes por homofobia y las constantes faltas y negligencias de los funcionarios en el poder… Recordemos, por ejemplo, el tan controvertido suceso de agresión a uno de nuestros miembros el pasado mes de febrero, durante una conferencia impartida por el Dr. Roberto Giraldo, presidente del grupo Movimiento por el Replanteamiento Científico del SIDA A.C., famoso por sus teorías negacionistas acerca del VIH-SIDA (ver “Controversia y agresión en la UAM-X por presentación de negacionistas del VIH-SIDA” en nuestro blog). Sin embargo, en general, el ambiente en que el MDS-UAM.X se desarrolla, ha sido el propicio. Aprovecho para agradecer infinitamente a las autoridades competentes de nuestra universidad, pues han sabido manejar y enfrentar cualquier vicisitud. Su reacción ha sido la que debían tener: confiadas en que nuestro trabajo era completamente positivo, abrieron de inmediato las puertas de los espacios y dieron los permisos requeridos para la realización de nuestras actividades. Por supuesto, bajo el inevitable rollo burocrático de cualquier institución pública, pero sin ningún tipo de traba. Agradezco particularmente el apoyo del Lic. Luis Razgado, Coordinador de la carrera en Comunicación Social, el Lic. Gerardo Marván, Coordinador de los Talleres de Comunicación Social, el Lic. Alejandro Suaste Lobo, Jefe de Información y Difusión Cultural. Así como el de los compañeros: Renato Osses, actualmente Maestro en Psicología Social por la UAM.X; y Arturo Granados, Dr. en Medicina, docente e investigador en la misma casa de estudios. El MDS se ha caracterizado principalmente por la realización y coordinación de actividades de carácter predominantemente cultural, desde sus inicios, se hicieron famosos los ciclos de cine de temática LGBT, las conferencias sobre sexualidad, VIH-SIDA y homofobia, las presentaciones de obras teatrales, los talleres de apoyo psicológico impartidos por ONG´s profesionales en materia, etc. Durante estos tres años, nos han honrado con su presencia personalidades como Yan María Yaoyólotl, aguerrida feminista y luchadora acérrima de la comunidad lésbica; Xabier Lizarraga Cruchaga, Antropólogo, autor del libro Una Historia Sociocultural de la Homosexualidad; Luis Perelman, Presidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología A.C. y reconocido Sexólogo; Antonio Medina, Coordinador del suplemento Letra S del diario La Jornada; y Julián Hernández, director de la recién estrenada película El cielo dividido. Además, hemos contado con el apoyo de diversas organizaciones (El Foro de Hombres Gay, Gpo. Erato, Alpsi A.C., CAIPAJ, Teatro&Sida, FUNDASIDA, ALTARTE, La Manta de México, entre muchas otras); medios de comunicación externos al plantel (La Jornada, Donde Ir, Tiempo libre, Homópolis, Letra S, por mencionar algunos). Actualmente, nuestra labor consiste básicamente en lo mismo, difusión y coordinación de actividades culturales de temática LGBT, dirigidas primordialmente a la comunidad universitaria de nuestro plantel. Por el momento, nos encontramos afinando los detalles de la fiesta de nuestro tercer aniversario (todos los datos sobre el evento pueden encontrarse en nuestro blog, además está disponible un podcast con toda la información sobre el evento en http://www.elclipuamx.blogspot.com); próximamente se expondrá en nuestro plantel una galería de fotografía de desnudo masculino realizada por Alondra Hernández y un servidor. Aún no hay fecha, pero andamos en eso. También estamos viendo la posibilidad de organizar la primera feria del libro LBGT, aunque ese proyecto está planeado a mediano plazo, es otra de nuestras prioridades en agenda. Y ¿qué ha aportado el MDS al movimiento LGBT? Siempre he dicho que el activismo se ejerce desde donde se puede. Decir movimiento LGBT implica a mucha gente y, nosotros apenas “ayudamos u orientamos” a unos(as) cuantos(as): quienes se acercan, asisten a los eventos, se mantienen en contacto vía Internet, etc. Sin embargo, considero que el activismo desempeñado por el MDS a lo largo de tres años, influirá en cierta medida en todas aquellas personas que en algún momento se detuvieron a mirar y reconocer la existencia de esa diversidad humana, promoviendo así el respeto y la tolerancia hacia las personas de orientación diferente a la heterosexual en un futuro, incluso tal vez en sus mismos núcleos familiares. Y ¿el aporte dentro de la universidad? Información. La idea es mantener viva la chispa en el estudiante universitario, que conozca, entienda y participe de su naturaleza humana. Matando dos pájaros de un tiro al promover la cultura. Cambiando un poco la dirección de mis ideas, paso ahora al trato de un tema importante: la continuidad del MDS. Una de las cosas que no pueden suceder con él es que desaparezca. Posiblemente cambie, se conozca bajo otro nombre, las premisas, ideas y hasta actividades evolucionen, pero la idea es que sigamos en pie de batalla. Tengo el gusto de informar la renovación en la coordinación del movimiento, después de tres largos años coordinando, me queda menos tiempo como estudiante en la UAM.X, la mayoría de los(as) iniciadores estamos ya por egresar. Por lo tanto, he legado la estafeta a un muchacho que sin duda continuará y mejorará la situación actual del movimiento en la universidad. Su nombre es Victor Velazquez y estudia Comunicación Social, está apenas en el segundo trimestre de la carrera, por lo tanto le quedan otros tres años mínimos en la coordinación del grupo. ¿Por qué es importante la continuidad del MDS? Antes existieron un par de movimientos similares en nuestro plantel (para más información visitar http://www.anodis.com/nota/7883.asp#), pero ninguno sobrevivió al inevitable ciclo escolar. En nuestro segundo año, vimos venir la inminente terminación de un proyecto hermoso que creció y creció, dejarlo desaparecer era como tirar a la basura el trabajo realizado durante tanto tiempo. Si bien los otros movimientos dejaron huella y ahora forman parte de la historia de la diversidad sexual en la UAM.X, el MDS, será un parte aguas en esa historia, no para dejar huella, sino para continuar haciéndola…. Dedicar tres años de mi vida a este proyecto me ha hecho una mejor persona, he crecido a punta de golpes y preciosas oportunidades. Gracias a él se me abrieron muchas puertas, cambió mi vida familiar y me regaló unas de mis más grandes y maravillosas amistades… Seguro se escuchará cursi o patético, pero neta, si crees que puedes cambiar al mundo, lo único que hay que hacer es decidir hacerlo. Obviamente colaborando con apenas un granito de arena, pero lo haces. “Este mundo es de los audaces”, me dijo alguna vez Luis Perelman, es verdad. Y si de audaces se llena el activismo LGBT, imagínense… El MDS-UAM.X, es y será siempre mi bebé. Y como tal, ya parido, lo quiero ver crecer, desarrollarse y morir. Porque nada es para siempre. Pero de que hay MDS para rato, lo hay. Lleno de alegría, satisfacciones y júbilo, convoco nuevamente a los estudiantes de la UAM.X a celebrar con nosotros tres años de actividades culturales el pro de la diversidad sexual (visitar nuestro blog y registrarse).

Sep 07