Orgullo marica 🏳️‍🌈

IMG_3433

Orgullo marica, junio 2017

Amar en libertad es un privilegio que solo tienen las personas valientes que se enfrentan a la vida con hambre de verdad y justicia. Hacía tiempo que no expresaba tan abiertamente mi orgullo marica. Me siento afortunado de ser una de esas personas que aman en libertad. Habiéndome amado a mí mismo, ahora me siento capaz de amar a otros. Aunque ya se sabe que eso del amor propio es algo que se debe trabajar diariamente.

Todos mis amigos LGBT que han pasado por la autoaceptación y la salida del armario estarán de acuerdo conmigo en que no es fácil, que es a veces doloroso e implica, en el peor de los casos, la renuncia a aspectos de la vida que habríamos preferido conservar. Pero también sabemos qué tan dulce y hermosa se vuelve la vida cuando dejas atrás la mierda de la mentira.

Me siento muy orgulloso de haber sido valiente, de ser aún valiente. A veces se me olvida que el mundo sigue siendo homófobo y que no dejará de ser así si yo no hago lo que pueda para evitarlo. Por eso comparto este selfie mariquita y orgulloso aquí, esperando que algunas personas alcancen a vislumbrar que la homofobia sólo produce dolor y sufrimiento y que el orgullo de ser tal cual eres trae consigo bendiciones, mucho amor y felicidad. Una forma altamente efectiva de combatir la homofobia es la visibilidad. Porque cuando otros te ven tal y como eres, con toda tu humanidad imperfecta, comprueban que más allá de sus prejuicios y mitos en torno a la diversidad sexual, lo que habemos son personas, personas de carne y hueso con sentimientos, deseos, sueños, anhelos y conflictos. Personas imperfectas, tal y como somos todos.

Ser visible ha tenido consecuencias importantes en la mente y el corazón de las personas que me rodean. Entre ellos mis propios padres. Les voy a contar una anécdota, aunque hace tanto de esto que podría estar cambiando algún detalle, lo importante es el sentido: hace unos años mi madre se encontró a una vecina por la calle, esa vecina parecía devastada, iba triste. Mi madre es una mujer amable y cariñosa. Cuando la vio así y creyó que la vecina podía necesitar ayuda se ofreció a charlar con ella. A poco de conversar y hablando de esas cosas que tienen que hablarse primero cuando eres políticamente correcto, mi madre le contó a la vecina lo que era de la vida de sus hijos, porque la vecina se mostró interesada, ya que hacía tiempo que no veía a mi madre acompañada por mi hermano o por mí cuando salía a realizar alguna compra por el barrio. Entonces mi madre dijo, con toda tranquilidad y orgullo, que su hijo menor vivía con su mujer y ya era papá de dos bellas criaturas (ahora son cuatro, ¡madre mía!), y que su hijo mayor, o sea yo, se había ido a vivir a España por una beca de creación literaria y al final se había enamorado de un onubense guapísimo con el que decidió quedarse (del onubense no digo más, quien me conoce ya sabe la historia). El caso es que la vecina, al escuchar esto último se sorprendió mucho. Se ofuscó y pronto se despidió de mi madre, lo que produjo a mi señora madre un gran desconcierto, pues no supo la razón por la que la vecina reaccionó de ese modo. Calculó entonces, y esto lo sé porque me lo chismeó mi propia madre, que tal vez era una vecina homófoba y, para no se grosera prefirió evitarla e interrumpir la conversación.

Unos días después mi madre volvió a encontrar a la vecina en el mercado, pero esta vez no quiso abordarla; se sentía un poco incómoda después del corte de la última vez. Pero no hizo falta que mi madre hiciera nada, porque la vecina se le acercó y la invitó a visitarla a su casa para conversar. Mi mamá se sorprendió y aceptó educadamente. Ya en la intimidad de la casa de la vecina, mi madre descubrió que la razón por la que parecía devastada y triste la última vez que habló con ella, era que se estaba separando de su marido porque él había descubierto que ella estaba enamorada de una amiga cercana. O sea, que era lesbiana y hacía poco que había comenzado a confrontar su realidad.

¿Saben qué hizo mi madre? Y esto es lo que a mí me sorprende tanto y me lleva a pensar que ha merecido la pena todo por lo que yo tuve que pasar al salir del armario y aceptarme a mí mismo: en lugar de juzgar a la mujer por los errores que pudo haber cometido en su anterior relación, (¿quién era mi madre para hacer una cosa así?), le habló de su propia experiencia de madre que tiene un hijo gay. Le contó cómo fue su proceso de aceptación cuando yo salí del armario y le hizo ver lo orgullosa y feliz que estaba de mí y de sí misma, porque ahora era capaz de comprenderme y comprender la realidad de muchas otras personas, ahora era capaz de ser mi madre sin herir mis sentimientos, porque sin saberlo y quererlo en el pasado lo había hecho y de eso no se sentía orgullosa. Le recomendó algunas lecturas y le ofreció su amistad sincera. La vida de esa vecina empezó a cambiar para bien a partir de su encuentro con el orgullo marica de mi madre. Un orgullo que tenía origen en el orgullo que yo mismo fui capaz de sentir por mí mismo y luego me llevó a salir del armario.

La verdad, señores, para quienes tengan fe como un servidor, no es la que nos quieren meter a través de la moral. La moral es más flexible que un moco y más acartonada que las barritas energéticas. La verdad es aquello que viene de lo más profundo del corazón. Y yo, que miro ahora esta realidad desde la fe, fui creado marica, ¡gracias a Dios y en total verdad! Y marica soy feliz y hago felices a muchas personas de mi entorno. Marica soy capaz de escribir literatura, de ayudar a otros, de amar a otros, de vivir sin la sensación constante de que estoy desperdiciando el tiempo, gozando del sentido que da a mi existencia esta parte de mí, una cualidad que me viene de fábrica, como a todo el mundo. Quizá a algunas personas que lean esto ahora les reviente el cerebro porque no entiendan la perspectiva de fe desde la que hablo sobre el orgullo marica, pero no importa. Les entiendo, yo mismo no fui capaz de acercarme a esta perspectiva durante muchísimos años. El objetivo de este post no es entrar en el tema, por eso no me voy a detener aquí. Pero sirva esto de adelanto, porque llevo unos años trabajando mi orgullo marica desde la fe y, más tarde o más temprano, el mundo sabrá cómo ha sido posible la conciliación de esas realidades dentro de mí, realidades que la inmensa mayoría entiende como si fueran agua y aceite, cuando no lo son, al menos para mí.

Dedico este post a todas las personas de mi entorno que me aman y respetan tal y como soy, que no se avergüenzan de mí y desean mi felicidad, principalmente a mi familia, a mis padres y hermano, porque me han amado incondicionalmente y gracias a su apoyo soy un hombre fuerte y puedo seguir siendo valiente. Pero también voy a dedicar estas palabras a quienes siguen viviendo en la caverna, a quienes se dejan llevar por mitos y prejuicios, a quienes creen o han creído que soy una mala influencia y puedo herir o afectar a los demás simplemente porque soy gay. Es precisamente a esas personas ante quien deseo ser visible y orgullosamente marica, porque son esas personas las que desgarran los colores de mi existencia esparciendo su homofobia.

Que quede bien clarito: soy gay y estoy muy orgulloso de serlo. Doy gracias a Dios por ello.

Celebro el mes del libro regalándote mis cuentos

Compra Curso de belleza, amor y sexo y te regalo Pasiones simples

Durante el resto del mes de abril y hasta el 31 de mayo próximo, celebraré el mes del libro regalándote mis Pasiones simples al comprar cualquiera de mis novelas, en su edición papel, a través de este blog.

Pasiones simples es el libro de cuentos que escribí durante mi residencia en la Fundación Antonio Gala. Fue publicado por IBEROAMÉRICA EBOOKS el 2 de diciembre de 2015, conmemorando el 201 aniversario del fallecimiento del Marqués de Sade, en cuya obras se inspiran mis cuentos.

Al comprar cualquiera de mis novelas en su edición papel: Curso de belleza, amor y sexo (Berenice, 2016) o Las puertas del paraíso (UAM, 2015), recibirás como regalo en tu correo electrónico una copia del ebook Pasiones simples (IE, 2015). Actualmente Pasiones simples está a la venta en todo el mundo a través de las mejores tiendas de ebooks.

Pasiones simples está en formato ePub, puede ser leído desde smartphones, tablets y ordenadores.

Para hacerte de una de mis novelas y del libro de cuentos sólo tienes que entrar en el apartado “Mis libros” de este blog. En el pie de foto de cada obra encontrarás los enlaces de compra a través de la pasarela de pago PayPal. NO NECESITAS UNA CUENTA de PayPal para realizar la compra, sólo tienes que hacer el pago usando cualquier tarjeta de débito o crédito. Dicha pasarela te pedirá que introduzcas tu dirección postal para enviarte el libro de papel, así como la dirección de correo electrónico a donde te enviaré la copia de Pasiones simples.

Si eres un negado de Internet y temes que el Coco venga y te coma la tarjeta del banco, también puedes hacerme el encargo por correo electrónico y pagar a través de transferencia bancaria (siempre que te encuentres en cualquier punto de España o Europa). Escríbeme y te doy los datos.

Si estás en México (o cualquier otra parte de América) y eres tan fan que no puedes vivir sin la dedicatoria en mis libros, aunque ya te los puedes conseguir por Amazon  (Las puertas del paraíso en Amazon México y Curso de belleza, amor y sexo en Amazon México), también podrás realizar el encargo, pero tendrás que hacerlo por correo electrónico y pagar, ahora sí, usando tu cuenta PayPal, añadiendo 10€ al importe por gastos de envío. Para no enredarte, si estás en México y quieres aprovechar esta promo, sólo tienes que enviarme un mail y yo te explico con bolitas y palitos todo lo que debemos hacer.

¡Felices seamos todos, rodeados de libros!

Compra Las puertas del paraíso y te regalo Pasiones simples

 

 

Firmaré ejemplares de mi nueva novela en la Feria del libro de Sevilla 2016

Caseta del Grupo Almuzara, 1 de mayo 2016, 12:30 hrs.

Caseta del Grupo Almuzara, 1 de mayo 2016, 12:30 hrs.

A la pregunta: ¿quieres firmar libros en la próxima Feria del Libro de Sevilla?, ¿quién en su sano juicio respondería que no?

Esta es la primera vez en la vida que voy a participar en una feria de libros como autor. Me ilusiona. He asistido con mucho interés y espíritu cotilla a montones de ferias de libros en Ciudad de México y Sevilla, pero siempre como lector. Ahora me toca sentarme detrás de la mesa, poner cara de culpable y agradecer (al lector y al punto fijo del techo) por el interés mostrado y esta gran oportunidad que me da la vida. La experiencia de compartir esta obra está siendo genial. Llevo años dedicándome a la creación literaria… en torno a diez, ininterrumpidos. Y en todo ese tiempo no me había preguntado cómo iba a ser este mundo postpublicación o postpremio. ¿Qué qué pienso ahora? Pues… que un poquito de glam está bien, sobre todo si va acompañado de buen rollo y tertulia literaria.

Los espero el domingo 1 de mayo (día anti-procrastinación por excelencia) a las 12:30 hrs. en la Caseta del Grupo Almuzara, donde la Editorial Berenice nos invita a reunirnos y conversar sobre mi Curso de belleza, amor y sexo (Premio Andalucía Joven de Narrativa 2015). Realizaré la lectura de un capítulo para entrar en calor (aunque probablemente para esas fechas ya no haga tanta falta subir la temperatura). Luego firmaré ejemplares de la novela. Allí nos vemos. Ah… Una cosa, quien me lleve Lambrusco fresquito y se beba conmigo una botella, será recompensado.