Justina, Marqués de Sade

Por la bragueta de Cristo, creo que tiene uno de los traseros más hermosos que he contemplado. ¡Lástima que no tenga una verga como tú para acompañarlo, pues sentiría la tentación de meterle la mía dentro! Pero no; un hombre debe respetar sus principios, y los míos son `si no tiene verga, no te lo jodas´.”

Nosotros, los desviados, somos biológicamente distintos a los demás hombres; lo mismo que ellos disponemos de la espada de Júpiter; pero a diferencia de ellos, disfrutamos también de un altar de Sodoma forrado con las mismas membranas sensitivas que adornan el altar de Venus que tienen las mujeres. Por eso, unido a otro como yo, puedo duplicar el placer; estrechado entre sus brazos, con la boca pegada a la suya y nuestras lenguas enlazadas, no deseo otra cosa con mayor pasión que la consumación de nuestra unión, y si algo temo es llegar a que me disguste alguna vez. Si padezco una pérdida es sólo la que resulta de su ausencia, y no existe placer imaginable que supere a ese momento supremo de éxtasis en que su sexualidad me inmola, cuando su simiente que origina vida se introduce en las profundidades de mi intestino y me deleita de tal manera, que mi eyaculación brota sobre sus manos en ese instante.”

…es como los escritores escandalosos cuyos libros perduran por mucho tiempo, después de que sus vidas han terminado, los escritores no pueden seguir haciendo daño después de muertos, pero sus ideas perversas continúan propagándose, incitando al crimen, inspirando blasfemias, motivando maldades; y este convencimiento los alienta hasta la tumba, pues ni allí los pueden convencer de que renuncien a la maldad.”

…y aprovechando todos los conocimientos adquiridos durante casi diez años de putería forzada, se convirtió en puta voluntaria en nombre de la compasión.”

—Justina –dijo el malvado sacerdote después de escuchar su confesión–, no podría dudar que eres una de las putas más estúpidas que he conocido. Sin embargo, si tienes el suficiente sentido común para hablar un poco de negocios conmigo, todavía te puedo sacar de este problema.”

Nota: todo en voz de los personajes del Marqués de Sade en el libro.

Anuncios

2 comentarios en “Justina, Marqués de Sade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s