maxresdefault

Vuelve FRIENDS, al menos por media hora

He sido fan de FRIENDS desde que asistía a la secundaria, hace ya chorromil años. Esta serie ha estado entre mis favoritas. Sigo emocionándome y llorando con algunos capítulos. Sí, ya sé, soy patético. ¡Qué le vamos a hacer! Soy el tipo de fan que responde trivias con orgullo y sigue reventándose maratones de vez en cuando, eligiendo una temporada aleatoria y riendo a carcajadas, como si la viera por primera vez… Momentos bellos, sin duda.

Pero hoy, inesperadamente, he descubierto que había un capítulo entero de la octava temporada que, no sé cómo, no había visto. ¡WTF!, pensé cuando arrancó el capítulo antes de que sonase la famosa canción de The Rembrandts. Phoebe pregunta a Monica y a Ross si puede llevar a su nuevo novio a la fiesta que celebrarán los Geller por su 35 aniversario.

Estaba sentado en el sofá, disponiéndome a comer un buen rissoto. Me incorporé de inmediato. Estaba ante un capítulo nunca antes visto de la mejor serie de todos los tiempos (despues de Breaking Bad, por supuesto). Fue maravilloso.

He pasado media hora disfrutando, lleno de emoción, como en aquellas tardes púberes en las que esperaba con ansiedad el momento en que FRIENDS invadiera la pantalla de mi televisión. Esta nostalgia por una serie que terminó en 2004 me hace sentir un poco viejo… Sería genial que esta serie reviviera… ¿Será que al desearlo estoy indirectamente deseando revivir mis años de adolescencia? —Houston, ¿tenemos un problema?

La Antología es editada por el FONCA y puedes conseguir un ejemplar, generalmente gratuito en sus oficinas del Centro Histórico de la Ciudad de México (República de Argentina 13).

Publico un capítulo de mi nueva novela

La Antología es editada por el FONCA y puedes conseguir un ejemplar, generalmente gratuito en sus oficinas del Centro Histórico de la Ciudad de México (República de Argentina 13).

La antología es editada por el FONCA y pueden conseguir un ejemplar, generalmente gratuito, en sus oficinas del Centro Histórico de la Ciudad de México (República de Argentina 13).

Se ha publicado la Antología de letras, dramaturgia, guión cinematográfico y letras indígenas de Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes 2013-2014. En ella se incluye uno de los capítulos de mi más reciente novela: Cómo tú todo. El capítulo, titulado “Cómo ser escritor”, fue incluido en esta antología junto al trabajo de otros jóvenes creadores mexicanos. Esta antología se edita cada año gracias al Programa Jóvenes Creadores que apoya a una buena cantidad de escritores de diversas disciplinas. En un próximo post contaré mi experiencia como becario de este prestigioso apoyo a la creación que mi país me otorgó, y cuyo proyecto dirigió la escritora mexicana Cristina Rascón (a quien admiro y quiero mucho, quien por cierto me visita en Sevilla en mayo próximo para presentar su nuevo libro) por el momento dejo el enlace de descarga del capítulo publicado en formato PDF, para que puedan leerlo, por si les resulta difícil conseguir el libro impreso.

Instantánea de una de las sesiones de taller con Cristina Rascón y mis compañeros becarios, en la ciudad de Puebla, México.

Instantánea de una de las sesiones de taller con Cristina Rascón y mis compañeros becarios, en la ciudad de Puebla, México.

También les dejo este vídeo con el que el FONCA celebra su 25 aniversario.

Cómo enamorarte

Anticipa que sufrirás y procura ser feliz. ¿Para eso hemos venido todos al mundo, qué no? Melodramas aparte. Dedica tiempo y esfuerzo a los estudios, las proyecciones de futuro donde eres una persona de provecho, exitosa (un escritor, por ejemplo), también a las amistades, a las relaciones públicas, a la defensa de los derechos humanos, a ver comedias románticas en la pantalla grande y perder la cuenta de la cantidad de helado que ingieres mientras tanto, a imaginar cómo sería tu vida si tuvieras novio (más emocionante, por ejemplo).

Dedícate a todo eso, menos a las relaciones amorosas. Sobre todo porque tu suerte en el campo del amor, desde tu infancia mocosa e inocente, no ha sido buena. Es un principio básico: el amor se escabulle entre el tiempo, la geografía y los deseos desenfrenados por encontrarlo. Por eso aférrate a la idea: para todo hay un tiempo y el tuyo no ha llegado aún, luego desea incontrolablemente, como sueles hacer desde siempre, que arribe a tu vida ese hombre maravilloso que te tiene reservado el destino, y que llegue ya, ahora mismo, aunque le jures luego a Dios, que no es aún el punto fijo del techo, serás paciente y esperarás, así te salgan telarañas en la cola, o debas cruzar el mundo de punta a punta para hallar aquel preciado bien que la humanidad entera persigue. Haz una lista de las cualidades que te gustaría tuviera ese hombre. Luego pídele uno así al universo y vuelve a dedicarte a todo menos a buscarlo. O sea, se paciente pero apúrate (simple y claro como agua).

La primera tarde, en la bolsa de mano que te empeñas en cargar al hombro (aunque varias veces te han dicho por ello señora) guarda unos libros, la cartera, un paraguas, humectante labial y tus miles de preguntas sobre la vida y la escritura creativa. Acostumbrado a las distancias largas impide que te agobie el trayecto al Centro Histórico de la ciudad. Utiliza la misma lógica que usas desde que leer te importa: todo tiempo de traslado en esta urbe monstruosa, a la que amas y odias por igual, será también tiempo de lectura, y no hay tiempo de lectura equiparable al despilfarro (aunque haya libros horrendos que te obliguen a sentir que se te acaba la vida, razón por la que siempre cargas al menos tres títulos). Cuando uno no sabe es fácil inventarse lógicas de uso recurrente para hacer la vida llevadera. Supón que ese afán es una muestra ligera de tu predisposición a ser feliz en medio del sufrimiento. No sabes. Intuyes, pero intuyes bien. Pronto descubrirás que la vida no es una historia de amor con final feliz, pero puede ser un ameno traslado durante el que lees provechosamente (y en el mejor de los casos también escribes) y que tu felicidad depende de un solo ser, un ser a veces inalcanzable.

Working progress de la novela Cómo tú todo.